Vacunarse si o no?

Vacunarse si o no?

En los medios de comunicación pudieron leer o tambien oir sobre la vacuna contra del Covid-19. Con una eficacia del 95%, sin embargo hay personas que se preguntan si será una buena idea tomarla o no.

 

Al momento en que el Coronavirus estaba en su nivel más alto de mortalidad, este nuevo virus acabó con la vida de casi el doble de la cantidad de personas que murieron a causa del cancer. 

Aún peor, el Coronavirus tiene una morbilidad que la mayoría de las enfermedades crónicas. Esto quiere decir que si un paciente que sufre de cualquier otra enfermedad crónica, se infecta con el Coronavirus, esto hace que su condición se empeore y sea más peligroso. 

 

Hay algunos que comentan que apenas el 1% de aquellos que se infectan del Coronavirus, fallecen. Esto quiere decir que el otro 99% sobreviviría; esta información puede ser correcta pero no refleja la realidad. Por cada 1% (1 en 100) que mueren de Coronavirus:
 

  • 19% están hospitalizados 

  • 18% tienen un daño en su corazón por el resto de su vida 

  • 10% quedará con un daño permanente en sus pulmones

  • 2% experimentará daño neurológico que resultaría en debilidad física crónica y pérdida de coordinación  

  • 2% experimentará daño neurológico que resultaría en pérdida de función cognitiva.

 

También se ha detectado que aquellos que se infectan con el Coronavirus podrían sufrir de diferentes condiciones como por ejemplo impotencia.

Teniendo en cuenta que esta información es interesante para así entender un poco más sobre la vacuna en contra del Coronavirus.

En Estados Unidos y Europa, cualquier remedio o vacuna pasa por un proceso de control muy rígido y estricto. De hecho, hasta un proceso rápido, como por ejemplo el de la vacuna en contra del Coronavirus; tomó muchos meses, pruebas de eficacia y seguridad en miles de personas (más de 30000) antes de que esta fuese aprobada. 

La vacuna en contra del Coronavirus se basa en una nueva ciencia, en donde el código genético del virus es copiado y se hace una proteína similar a esta de forma sintética. Una fracción pequeña del código genético del Coronavirus, en forma de una proteína, es la que se inyecta en el cuerpo. 

 

Al momento en que se inyecta la proteína que ha sido copiada del código genético, el cuerpo cree que esta misma proteína es el virus y activa de inmediato un sistema inmunológico y comienza a generar anticuerpos que pelean en contra de lo que cree que es el virus. El cuerpo produce suficientes anticuerpos por si acaso la persona se contagia después por el virus real, la persona tendrá suficiente para combatir en contra del virus y por este motivo, no se enferma. 

 

Normalmente, para que el cuerpo cree una inmunidad aún mucho más fuerte, se le dará dos dosis de la inyección de la vacuna. Una primera dosis y después de 21 días la segunda para así aumentar la efectividad que le permita al cuerpo reaccionar de una mejor forma en contra del virus. La vacuna empieza a hacer su efecto al momento de inyectarla pero llega a su efectividad máximo 7 días de la segunda dosis.

 

La mayoría de los efectos secundarios son  leves y pueden durar por un día; para entender cuáles son los efectos secundarios es bueno saber qué pasa en el cuerpo al momento en que un virus (cualquier virus, hasta el que causa la gripa estomacal) entre al sistema.

 

Normalmente todos los seres humanos tienen bacterias y virus en el cuerpo; al momento en que la cantidad sea mucho más grande, el cuerpo empieza a tomar acción. Nuestro cuerpo por medio de células inmunológicas envía un batallón de químico (citocinas) a nuestra sangre que estimula nuestro sistema inmunológico para que así ataque a los virus. 

 

Las citocinas causan inflamación, la cual es el cuerpo mismo en su forma natural de sanearse. Esta inflamación causa los síntomas que hacen que nos sintamos mal o con debilidad; algún ejemplo es, el dolor de cabeza, dolor de músculos, dolor de garganta, dolor de huesos y dolor en el cuerpo en general. Una persona puede reconocer varios de estos síntomas al momento en que tiene cualquier gripa o hasta una gripa estomacal, allí también el cuerpo empieza a reaccionar.

 

Cada síntoma es una reacción del cuerpo con la meta de tratar de deshacerse del virus; por ejemplo, cuando tenemos fiebre, allí el cuerpo sube de temperatura para matar el virus; cuando tosemos, cuando estornudamos o simplemente cuando tenemos mucosidad, allí se deshace del virus que ha entrado a través de nuestra boca o nariz. El vomito o la diarrea es la forma como nuestro cuerpo saca el virus de nuestro sistema digestivo.

 

Normalmente toma de 5 a 6 días para que una persona que ha sido infectada con el virus tenga síntomas pero puede durar hasta 14 días que empiecen a aparecer y pueden ser leves o pesados. Una persona con un sistema inmunológico saludable, si cuerpo es suficientemente fuerte para generar anticuerpos al momento en que el Coronavirus lo ataque. Para otros, como por ejemplo, personas que tengan enfermedades crónicas, como enfermedad de corazón, enfermedad de pulmón, enfermedad en la sangre, presión, diabetes, sobrepeso o cancer, el Coronavirus puede ser muy peligroso. De la misma forma cuenta también para quienes su sistema inmunológico no trabaja muy bien, pacientes de VIH o pacientes con diálisis.

 

Es por esto que se recomienda a este grupo en particular, combinado con los adultos mayores de 60 años (pero seguro quienes son mayores de 85 años) vacunarse lo más pronto posible; ya que la mayoría de los fallecidos por causa del Coronavirus caen bajo esta categoría. 

 

De la forma en que la vacuna ha sido creada, esta debe estar mantenida en una temperatura muy fría, lo que hace un reto más grande para poder entregarla. No solamente porque necesita un equipo especial que es costoso sino que se necesita de personal qué sepa como trabajar con remedios fríos. El tiempo en que la vacuna esté bien es muy corto y por eso es muy importante una coordinación minuciosa.

MRNA.jpg

Según expertos, una vez que el 70-80% de la población tenga los anticuerpos del Coronavirus (la inmunidad de grupo) la pandemia se acaba; esto puede ser, ya que han tenido el virus vía contagio o que se hayan vacunado. Esto hace que el virus no esté presente en suficientes personas para seguir propagándose y para seguir contagiando personas, en lo que se podría resumir que el virus llegaría a su fin.

 

Se han mencionado diferentes formas que se puede identificar aquellas personas que ya tienen anticuerpos (sea que ya hayan tenido el virus o la vacuna). Se habla de un pasaporte, de un carnet o de un libro pequeño (similar a uno amarillo/naranja que muchos años atrás era necesario para poder viajar por diferentes países alrededor del mundo); esto permitirá saber el estado actual de salud de cada persona. 

 

Hay diferentes estrategias de quienes recibirán primero la vacuna; en Bélgica, por ejemplo, comenzarán con residentes, personal de centros de salud y hospital. El pensamiento general es que comenzarán primero con el grupo que trabaja en el área de salud pública (doctores, enfermeras, asistentes etc). El segundo grupo, es el grupo de alto riesgo incluyendo quienes vivan en ancianatos o geriátricos, aquellos de una edad avanzada o aquellos que tengan cualquier problema crónico con su salud. 

 

En diferentes países, se está pensando en el siguiente grupo, en aquellos que son clave en la industria de cada país; por ejemplo, para los países que viven del turismo, todo el sector turístico que tenga contacto con visitantes y turistas, sería el siguiente grupo en ser vacunado. 

 

Hasta ahora no hay seguridad sobre lo que hará cada país y cada gobierno, y cual grupo seguirá después; una teoría un poco controversial pero sin embargo interesante es que se debería vacunar a quienes son más irresponsables de primeras. Según la teoría, hay un grupo que no se cuida, que no se mantiene bajo las reglas para evitar los contagios. Ellos representan el 20% de la población, pero son los responsables del 80% de los contagios.

 

Si se llegase a vacunar a este grupo de primeras, los contagios podrían descender en un 80%. Naturalmente sería difícil lograr vacunar a este grupo ya que de la misma forma en que ellos no se mantienen a las reglas dictaminadas para evitar los contagios, ellos no estarían interesados ni mucho menos preocupados por ponerse la vacuna. 

 

La pregunta clave sería, si llega su turno para ponerse la vacuna, si sería una buena idea o no para aplicársela, la respuesta es una muy fácil; si usted cae bajo uno de los grupos importantes, sería una buena idea que usted se vacune lo más pronto posible. Si usted no cae bajo este grupo, pero considerando que si se vacuna, tendría la oportunidad de evitar contagiarse, evitar contagiar a sus seres queridos, pero también ayudará a su comunidad y a la economía. 

Si un hende of bo persona ta sinti malo, NO sali for di cas.

Pero yama bo dokter di cas pa haci un test.